El Art. 7.1 de la Ley de Propiedad Horizontal establece que, no se podrá realizar alteración alguna en elementos comunes y si advirtiere la necesidad de reparaciones urgentes deberá comunicarlo sin dilación al Presidente y/o Administrador.

Por lo tanto, ningún propietario estará legitimado para realizar reparaciones o modificaciones que afecten las zonas comunes, aprovechando las obras en su propio local, no obstante el propietario que tras comunicar previamente, no hubiera obtenido respuesta, y se hubiere visto en la necesidad de realizar obras necesarias y urgentes en su vivienda que afectaran a  zonas comunes, la Comunidad tiene la obligación de abonar el importe correspondiente a dicha ejecución.

Si la Comunidad pese al requerimiento del propietario, no actúa ante esta situación, y el propietario afectado no tiene medios económicos para hacer frente a las mismas, la única solución seria instar el proceso judicial contra la citada Comunidad, que será un juicio “ordinario” a tenor del Art. 249.1.8 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El Colegio de Administradores de Fincas advierte de que, tras la última reforma de la Ley de Propiedad Horizontal, resultan obligatorias determinadas obras para el mantenimiento y conservación del inmueble, sin necesidad de aprobación general, bastara con una reunión para aprobar la obras y la forma en la que se pagaran.

Para justificar la obligatoriedad de las obras el Presidente y/o Administrador deberán de solicitar la asistencia de un técnico profesional, para que a través de un informe pericial, se pronuncie sobre la necesidad de las mismas.